'Colombina. Músicas para el Duque de Medina Sidonia'. Accademia del Piacere

Accademia del Piacere

Colombina. Músicas para el Duque de Medina Sidonia

ELENCO

Accademia del Piacere

Fahmi Alqhai, dirección

Alena Dantcheva, soprano

Gabriel Díaz, contratenor

Ariel Hernández, tenor

Javier J. Cuevas, bajo

Fahmi Alqhai, vihuela de arco (viola da gamba) y dirección

Rami Alqhai, vihuela de arco

Johanna Rose, vihuela de arco

Carles Blanch, vihuela de mano

Marta Graziolino, arpa

Javier Núñez, clave

Pedro Estevan, percusión

Jacobo Díaz, chirimía

David García, sacabuche

Luis Castillo, bajón

Colombina. Músicas para el Duque de Medina Sidonia

Sin duda uno de los grandes monumentos musicales del Renacimiento español, el Cancionero de la Colombina de Sevilla se halla desde hace cinco siglos en la Biblioteca del mismo nombre, uno de las más importantes de Europa a nivel histórico y que se encuentra en un edificio anejo a la Catedral de Sevilla. El manuscrito fue adquirido en 1534 por el fundador de la colección, Hernando Colón, hijo del descubridor y extraordinario bibliófilo. Contiene casi un centenar de piezas de la singular escuela andaluza del siglo XV, muchas de ellas aún hoy anónimas y otras identificadas como de Juan de Triana, Juan Cornago y otros autores del momento; muy recientes investigaciones en el archivo del ducado de Medina Sidonia (Lucía Gómez, 2017) han concluido que con toda probabilidad el manuscrito fue compilado en dicha casa nobiliaria, entonces radicada en Sevilla y a la que estuvo ligado Juan de Triana.

Exquisitamente caligrafiado, la importancia del manuscrito es enorme como fuente principal de la singular escuela polifónica sevillana del siglo XV, ligada a su inmensa catedral, justo entonces en construcción y en la que trabajaba el citado Juan de Triana. La mayor parte de las piezas están escritas a tres voces —otras muchas, a cuatro— y se caracterizan por ese peculiar estilo andaluz; aunque claramente influido por la escuela polifónica francoflamenca, entonces dominadora del panorama culto europeo (de hecho, se incluyen piezas de Ockeghem y Urrede), posee características singulares, como formas musicales propias —por ejemplo villancicos en su forma original profana, forma típica de la música profana española y distinta de su acepción actual— y un carácter apasionado, explícitamente reconocido por el resto de los autores europeos del momento. Añade valor cultural al manuscrito el crucial momento histórico que vivía Sevilla, pues fue compilado justamente en los años del descubrimiento de América por el padre de Hernando Colón, y su estilo musical se irradiaría desde la ciudad –sede en adelante del monopolio del comercio americano– a todas las colonias americanas.

Este proyecto, encabezado por el Fahmi Alqhai –nacido y residente en Sevilla–, tiene pues como objetivo la recuperación histórica de esta joya de nuestro Renacimiento, y su estreno en Sevilla, a pocos metros de la antigua sede ducal de la casa Medina Sidonia (en la Plaza del Duque), es un momento especialmente gratificante para los miembros de Accademia del Piacere.