'Erresuma, Kingdom, Reino', Calixto Bieito

Teatro

Sábado 21 de mayo 20 h
Domingo 22 de mayo 19 h

Duración 180 min
Precio de 4 a 21 euros

Versión, dirección y espacio escénico Calixto Bieito
Intérpretes José María Pou, Joseba Apaolaza,Miren Gaztañaga, Eneko Sagardoy, Ylenia Baglietto y Lander Otaola. Resto de reparto en curso.

Producción Teatro Arriaga de Bilbao
En coproducción con Teatro Español de Madrid, Teatro Principal de Vitoria, Teatro Victoria Eugenia de San Sebastián y Musikeberri de Getxo

Calixto Bieito es uno de nuestros directores de escena más internacionales, con más de 30 años de carrera a sus espaldas en los que nunca ha dejado de sorprender con propuestas innovadoras. Bieito no conoce caminos intermedios, siempre arriesga. Su trayectoria está llena de obras hermosas e impactantes. En esta ocasión, recala en el Lope con Erresuma, Lingdom, Reino, homenaje a las tragedias históricas de William Shakespeare, con un reparto encabezado por el camaleónico José María Pou. Los dramas históricos del autor, en un recorrido entre Ricardo II hasta Ricardo III, pasando por Enrique IV, V, VI..., forman una serie de sucesos más o menos fidedignos que abarcan un periodo importante de guerras civiles en Inglaterra. En las historias de los reyes de Shakespeare aparece la violencia, el odio, la corrupción, la reflexión, la madurez, el desasosiego, la incertidumbre, la ira, la piedad... ¿Qué haríamos sin estos cuentos? ¿Cómo construiríamos nuestro imaginario colectivo? ¿Cómo podríamos explicarnos a nosotros mismos? Calixto Bieito explora un mundo donde las personas, la política, la cultura y la tecnología están completamente entrelazadas. Mientras tanto, los círculos de la historia giran y giran. La brutalidad y la angustia acompañan a la humanidad desde sus inicios. Pero también la poesía. Y cabe preguntarse, ¿Por qué siempre caminan juntas?

Los relatos salvajes son una lectura esencial, el estímulo de una imaginación en desarrollo, un recurso en el tedio de la existencia cotidiana que inspira un placer duradero y mantiene viva la capacidad esencial de soñar despierto”.

Charles Lamb