Torquemada

Benito Pérez Galdós / Juan Carlos Pérez de la Fuente

Teatro

Duración 90 min
Precio de 4 a 21 euros

Autor original Benito Pérez Galdós
Dirección y escenografía Juan Carlos Pérez de la Fuente
Versión Ignacio García May
Intérprete Pedro Casablanc 
Iluminación José Manuel Guerra
Vestuario Almudena Rodríguez Huertas y Sastrería Cornejo
Composición musical Tuti Fernández
Ayudante de dirección Micaela Quesada
Agradecimientos Teatro del Colegio Mayor Elías Ahuja
Producción Comunidad de Madrid

Avaro a la altura del Scrooge de Dickens o el Harpagón de Molière, Torquemada es una de las criaturas más desconocidas y a la vez más fascinantes de la inmensa obra de Benito Pérez Galdós. El dramaturgo y adaptador Ignacio García May, autor de una treintena de obras como Alesio, una comedia de tiempos pasados y Los vivos y los muertos, además de numerosas traducciones y versiones, y el director Juan Carlos Pérez de la Fuente, que estuvo al frente del CDN y ha firmado montajes inolvidables de Arrabal, Buero Vallejo, Nieva, Aub o el propio Pérez Galdós, formaron en 2020 un equipo pleno de talento y experiencia para celebrar el centenario del escritor canario. Lo hicieron con este triple mortal, o más bien cuádruple: unir en un montaje la tetralogía de Torquemada. 

Pérez Galdós narra en las cuatro novelas que componen el ciclo el ascenso y caída de Francisco Torquemada, usurero miserable que va medrando hasta llegar a marqués y millonario. Un completo retrato social del Madrid isabelino en el que Pedro Casablanc, todoterreno escénico, deja su sello personal para recordarnos que es uno de los grandes actores de su generación. 

Al hablar hoy del teatro de Galdós no debemos ceñirnos a la veintena de textos dramáticos que escribió para la escena. Esto sería una labor reduccionista. Debemos adentrarnos con valentía en su universo narrativo porque todo él está contaminado de teatro. Aceptada esta premisa, la responsabilidad de llevar a las tablas la palabra de Galdós es completamente nuestra. Juan Carlos Pérez de la Fuente

Fotografía Pedro Gato