Je suis narcissiste

Raquel García-Tomás / Marta Pazos

Música

Sábado 20 (20.00 h)
Domingo 21 (19.00 h)

Duración 75 min
Precio de 4 a 21 euros

Texto Raquel García-Tomás
Dirección musical Vinicius Katta
Dirección escénica Marta Pazos
Intérpretes Elena Copons, Toni Marsol, María Hinojosa y Joan Ribalta
Escenografía Fernando Ribeiro
Vestuario Pier Paolo Álvaro
Iluminación Nuno Meira
Sonido Sixto Cámara
Movimiento Amayo Galeote
Producción Ópera de Butxaca i Nova Creació 
Coproducción Teatro Real, Teatro Español y Teatre Lliure
Con la ayuda de Departamento de Cultura de la Generalitat de Catalunya, Ayuntamiento de Barcelona y el Instituto Nacional de las Artes Escénicas del Ministerio de Cultura y Deporte e Institut Ramon Llull
En colaboración con el Teatro de la Maestranza y la Real Orquesta Sinfónica de Sevilla 

Aunque el mito de Narciso se remonta a la antigüedad griega, ninguna época ha asistido a la expansión del narcisismo como la actual. Vivimos en la sociedad del selfie, en la era de la sobreexposición en redes sociales y la transparencia total. Decenas de personas fallecen cada año buscando la foto imprudente. Esa cualidad tragicómica invita a pensar en el narcisismo desde la comedia, como hizo Raquel García-Tomás, compositora de Je suis narcissiste, una atípica ópera que, desde el humor negro y el homenaje al Hollywood clásico, nos advierte de que nuestra sociedad, enferma de soledad, egocentrismo y superficialidad, se está ahogando en su propio reflejo. 

La música de García-Tomás, Premio Nacional de Música en 2020, tiende puentes entre la tradición de la ópera bufa italiana, el ragtime y el cabaret de Weill, y el libreto de Helena Tornero propone la historia de una mujer que se asoma a un día negro en el que todo habrá de salirle mal. El tercer eje de esta coproducción es Marta Pazos, escenógrafa, dramaturga, figurinista y artista visual, una de las creadoras de mayor personalidad de nuestro panorama escénico contemporáneo gracias a su trabajo con la compañía Voadora y a su trayectoria en solitario. En esta ópera, Pazos mete al público en un universo de un cromatismo feroz y una puesta en escena entre lo pop y lo surrealista. 

Con este título continuamos la colaboración iniciada el pasado año con el Teatro de la Maestranza. Un montaje heterodoxo y muy divertido que obliga a replantearse las categorías de la ópera en el siglo XXI.

Fotografía Estrella Melero