Órgia

La Rara / Julia Moyano y Rocío Hoces

Teatro

Sábado 25 (20.00 h)
Domingo 26 (19.00 h)

Estreno absoluto

Duración 100 min
Precio de 4 a 21 euros

Creación La Rara
Intérpretes Nerea Cordero, Eloísa Cantón, Eva Gallego, Julia Moyano y Rocío Hoces
Espacio sonoro Eloísa Cantón
Iluminación y coordinación técnica Benito Jiménez
Asistencia de movimiento y coreografía Natalia Jiménez Gallardo
Acompañamiento artístico Irene Cantero
Vestuario
Gloria Trenado
Producción ejecutiva Jorge Dubarry
Diseño
Lugadero
Trabajo de Verbatim y asesoramiento dramatúrgico Lucía Miranda (The Cross Border Project)
Producción La Rara y Teatro Lope de Vega

Después de convertirse en compañía revelación en 2020 con Si yo fuera madre, La Rara se sumó a Frenia, una investigación apoyada por el Instituto de la Cultura y las Artes, bajo el programa Banco de Proyectos del Ayuntamiento de Sevilla. Fruto de este proceso, que incluyó dos residencias artísticas en el antiguo Hospital Psiquiátrico de Miraflores de Sevilla, nace Órgia. En su nuevo montaje, Julia Moyano y Rocío Hoces se adentran en  los diferentes sistemas de opresión sobre las mujeres y su relación con la locura.

El montaje combina tres líneas temporales: el presente que cuenta el pasado, el pasado y el presente que compone el futuro. En este segundo montaje, La Rara combina diferentes lenguajes escénicos. Se acercan al Verbatim –una forma literal de teatro documental–, apoyada en la experiencia de Lucía Miranda, directora de The Cross Border Proyect, la compañía española más reconocida en este terreno. Y siguen explorando las posibilidades de la narrativa transmedia que usaron en la versión virtual de Si yo fuera madre y la autoficción plural que apela al público de forma íntima y directa y que caracteriza su anterior pieza. La iluminación y el espacio sonoro se conjugan en primer plano empastando los tres códigos.

Órgia es un acto ecléctico que reúne historias de vidas secuestradas y maltrechas de mujeres que ya no lo pueden contar, relatos íntimos de quiénes lo vivieron y quieren contarlo y una verbena de voces de  mujeres ávidas de ser cuerpo, uno sólo, y hacerlo saltar.

Fotografía Alejandra Amere